Rocambolesc llega a la capital española